16 °C
Reino Unido

Reino Unido y la UE acuerdan fecha para el fin de la transición

|


P6 BREXIT FOTO PIXABAY

foto: tomada de Pixabay.


Arelys Goncalves 


Finalmente, parece que ya las dos partes involucradas en el proceso del Brexit han acordado una fecha definitiva que representará el fin de la transición. De acuerdo con lo anunciado de manera conjunta durante una conferencia, la salida culminará el 31 de diciembre de 2020. La fecha que se mantenía era La prensa local publicó las declaraciones del ministro encargado de las negociaciones por parte del Reino Unido, David Davis, para quien este acuerdo representa un "paso significativo". Pese al optimismo del vocero del Gobierno británico, el acuerdo se logró gracias a los cambios hechos desde Londres a sus peticiones iniciales.


De acuerdo con el calendario establecido, el Reino Unido dejará de ser miembro el 29 de marzo de 2019, y será el 1 de enero de 2021 cuando entre en vigor el tratado sobre la nueva relación. Por su parte, el líder negociador del bloque europeo, Michael Barnier, confirmó que para llevar adelante el proceso, el Reino Unido deberá cumplir con las normas de la UE como el mercado único, no podrá intervenir en la toma de decisiones y deberá someterse a la Justicia de la UE. ¿Qué pasará con los europeos en UK y los británicos en la UE? En el acuerdo logrado entre Barnier y Davis está garantizado que hasta finales del año 2020 tanto los europeos como los británicos tengan los mismos derechos como ha sido hasta el momento. 


Lo que quiere decir que los más de millón y medio de británicos residentes en los diferentes países de Europa podrán estar tranquilos, de la misma forma que lo harán los 3 millones y medio de europeos que viven o que decidan vivir en el Reino Unido antes del cierre del 2020. Esto aclara el panorama no solo para quienes ya se han establecido sino para los europeos y los británicos con aspiraciones a vivir en el Reino Unido o en el resto de Europa, respectivamente. Tanto quienes estén asentados como quienes lleguen durante el proceso de transición tendrán "los mismos derechos y garantías", según se ha anunciado. 


Otro punto importante de este acuerdo es la confirmación de que las fronteras de las dos Irlandas se mantendrán abiertas. Lo que no se logró conseguir en esta etapa es descifrar cuál será el futuro de las relaciones entre ambas partes en materia financiera y comercial. Sin embargo este anuncio calmará un poco las aguas y los inversionistas y empresarios podrán planificar con mayor estabilidad sus proyecciones posteriores a la salida. Pese al respiro que han traído estas declaraciones, Barnier alertó que este es solo un paso y que no se trata del "final del camino y todavía queda mucho por hacer en temas importantes como Irlanda e Irlanda del Norte".