18 °C
Reino Unido

Reino Unido y Escocia avanzan hacia un acuerdo sobre poderes descentralizados

|

Por Ulysses Maldonado



Los gobiernos escocés y galés han acusado al gobierno británico basado en Westminster de organizar una toma de poder con su proyecto de ley de retirada de la Unión Europea, que en gran medida "copiará y pegará " la legislación de la UE en la ley británica.


Han buscado garantías de que los poderes que actualmente les competen en áreas tales como la pesca, la agricultura y el medioambiente regresen a ellos en lugar de a Londres cuando Gran Bretaña abandone la UE en marzo de 2019.


"Hemos trabajado estrechamente con las administraciones descentralizadas para encontrar un camino que respete el papel de los gobiernos descentralizados y garantice que podamos proteger nuestro vital mercado interno en el Reino Unido", dijo en un comunicado David Lidington, Ministro de la oficina del gabinete británico.


"La propuesta que hemos puesto sobre la mesa es una oferta considerable que espero que las administraciones descentralizadas se involucren constructivamente".


El gobierno dijo que los cambios que había hecho significarían que la gran mayoría de los poderes fluirían automáticamente de la UE a las administraciones descentralizadas. Sin embargo, los gobiernos escocés y galés están buscando protección legal para sus poderes actuales.


"Se está progresando y seguiremos hablando. Continuaré luchando por el mejor acuerdo para Escocia", dijo el ministro de Brexit de Escocia, Michael Russell, después de la reunión.


El parlamento británico debe buscar el consentimiento de las asambleas escocesa y galesa al legislar sobre á reas de política que se superponen con sus poderes delegados. Pero ambos se han negado a dar su consentimiento al proyecto de ley de retirada porque dicen que no respeta el acuerdo de devolución hecho hace 20 años.


Si bien no tienen derecho de veto sobre la legislación Brexit, ignorarlos prolongaría las tensas relaciones con Londres y podría alimentar el apetito público por la independencia escocesa.


Russell dijo que el gobierno británico necesitaba tomar más medidas para salvaguardar la devolución y que Escocia continuaría defendiendo que Gran Bretaña permanezca como parte del mercado único y de la unión aduanera de la UE. Esa posibilidad es algo que el gobierno de la primera ministra Theresa May en Londres ha descartado.


"No nos oponemos a los marcos de todo el Reino Unido, cuando están en el interés de Escocia, pero los poderes transferidos solo se pueden cambiar con el acuerdo del parlamento escocés", dijo Russell.


"A falta de ese compromiso del gobierno del Reino Unido, no podremos recomendar el consentimiento a esta legislación".