7 °C
Reino Unido

Así van las empresas de servicios públicos en el Reino Unido

|


P3 dinero

Foto: Tomada de Internet.


Colin Gordon



www.colindgordon.co.uk


¿Qué profesiones son las más confiables en Gran Bretaña hoy en día? De acuerdo con una investigación realizada por los especialistas en encuestas Ipsos Mori, doctores, enfermeras y docentes aparecen como los primeros tres en el “Índice de Veracidad", seguidos por jueces, científicos y meteorólogos. Los presentadores de noticias de televisión y los peluqueros son aparentemente más respetados que los miembros del clero (en bajo al 65%), los abogados (54%) y los directores ejecutivos de las organizaciones de caridad (50%). En la parte inferior de la lista, como era de esperar, se encuentran los políticos, ministros del gobierno, periodistas, agentes inmobiliarios, además de (una nueva adición al índice) futbolistas profesionales.


Estos datos también reflejan el desencanto público con los banqueros (38%), el sector empresarial en general y particularmente con las compañías privadas que controlan el suministro de agua, gas y electricidad del Reino Unido. Como señalan los activistas de renacionalización "Es Nuestro", "solo el 32% del público confía en la industria de la energía y el 77% de nosotros cree que la energía debe ser de propiedad pública". La misión del EN es "acabar con la privatización para que a las personas, no a las ganancias, se les dé prioridad". Los servicios públicos, declaran, ya sea el NHS (Servicio Nacional de Salud), las escuelas, el agua, la energía, transporte colectivo, el sistema postal o las funciones municipales" deben pertenecer a todos nosotros".


Allister Heath, ex editor del periódico City AM, reconoce que hay un "apoyo abrumador (68%) para la nacionalización de las compañías de energía". Considera que esto es irrazonable, pero poco sorprendente a la vista de los "patéticos servicios de atención al cliente que prodiga muchas de estas empresas" y del hecho de que los precios de la energía continúan aumentando sin cesar. Los "Seis Grandes" - British Gas, Npower, EDF, E.ON, Scottish Power y SSE (Energía Escocesa



y Surena) - tienen, en opinión de la revista "¿Cuál?", la culpa principal por su baja estima pública. ¿Cuál? solicitó a casi 9,000 clientes de energía que calificaran a sus proveedores sobre el servicio al cliente y la exactitud de sus facturas. Npower obtuvo solo una estrella (de un total de cinco posibles) para su relación calidad- precio, British Gas y Scottish Power dos estrellas, E.ON, SSE y EDF tres estrellas, mientras que la compañía de energía mucho más pequeña "Ovo Energy" recibió cuatro estrellas.


El 24 de febrero, el columnista de The Guardian, Adam Vaughan, informó que los "Seis Grandes" han sido acusados de engañar a los clientes que pagan costosas "tarifas variables estándar" (STV), moviéndolos a contratos fijos que supuestamente serán más baratos, pero de hecho costarán más. Luego, en la portada de The Guardian el 3 de marzo, mientras que la mayor parte del Reino Unido estaba cubierto de nieve, Vaughan reveló que E.ON había subrepticiamente implementado nuevos aumentos de precios. Notó, que con esta medida, anticipaba una serie de futuras alzas de precios de los proveedores de energía, lo cual ha sido descrito por grupos de consumidores como "noticias devastadoras" para los hogares.


Como la Asociación de Prensa relató el 28 de febrero, según las estadísticas emitidas por el regulador de energía, Ofgem, ahora hay una tendencia para clientes insatisfechos con los "Seis Grandes" de inscribirse en su lugar con una de las muchas compañías rivales más pequeñas, tales como Green Network Energy, Utility Warehouse, Engie y Ecotricity. "El año pasado, 5.1 millones de consumidores de electricidad y 4.1 millones de consumidores de gas cambiaron de proveedor, el número más alto durante casi una década". El sitio web "Esto Es Dinero" ha subrayado que esta opción, sin embargo, no está disponible actualmente en el sector del agua: "No puede trasladarse a otro proveedor porque las 25 compañías de agua de Inglaterra, Escocia y Gales son responsables de los clientes en determinadas regiones geográficas. La única forma de ahorrar dinero es instalar un contador de agua o reducir el consumo". El editor de asuntos políticos para The Independent, Oliver Wright, sostiene que esta situación ha permitido a las compañí as de agua "lograr ganancias de al menos £1.2bn en los últimos cinco años de facturas significativamente más altas de lo necesario. Entre los más afectados se encuentran los clientes más pobres, con cargas por consumo de agua que ahora representan el 5.3% de sus ingresos anuales".




Estadísticas publicadas por Graham Hiscott, director de negocios del izquierdista Daily Mirror, indican que las compañías propiedad de otros gobiernos europeos que dirigen gran parte de las redes británicas de energía, transporte y servicios está n utilizando los ingresos que reciben del Reino Unido para subvencionar sus escuelas, hospitales y clientes en sus países de origen. Él cita el contraste en aumentos de precios: E.ON (de propiedad alemana) – En el Reino Unido: Gas 21.6%, Electricidad 21.4%, comparado con 9.1% (Gas) y 6.7% (Electricidad) en Alemania; Npower (de propiedad alemana), 21.6% (Gas) y 12.7% en el Reino Unido, pero 11% (Gas) y 0% (Electricidad) en Alemania; EDF (propiedad francesa), 22.9% (Gas) y 12.3% (Electricidad) en el Reino Unido, aunque solo 15% (Gas) y 3% (Electricidad) en Francia. Scottish Power es una subsidiaria de la compañía españ ola Iberdrola, pero British Gas (parte de "Céntrica") y SSE tienen propietarios británicos.


El comentarista del Daily Mail, Alex Brummer, en un artículo titulado "Gran Bretaña a la venta": ¿Cuánto tiempo antes de que un poder extranjero apague nuestras luces?" ha aseverado que la subasta de los servicios vitales británicos a intereses extranjeros es una estrategia de gran riesgo que no ha sido adoptada por otros paí ses y que no toma en cuenta lo que podría suceder en el futuro.