21 °C
Londres

Cuatro "sin techo" han fallecido en las calles de Londres en 2018

|


P9 SIN TECHO FOTO ARELYS  GONCALVES


Texto y fotos Arelys Goncalves


La muerte de un ciudadano portugués la semana pasada en una de las salidas de la estación del metro Westminster, a corta distancia del Parlamento británico, ha levantado una vez el debate sobre las acciones que debe implementar el Gobierno para hacer frente a esta problemática. De acuerdo con las informaciones emanadas por las autoridades locales, se trató de un ciudadano de 35 años que había trabajado como modelo y vivía en la calle. Recientemente aplicó por un trabajo como mesonero.


Con la muerte de este ciudadano luso, identificado, según el periódico portugués Correio da Manha, como Marcos Amaral Gourgel, se suman cuatro víctimas producto de las bajas temperaturas. El ex modelo portugués utilizaba una de las salidas de la popular estación para pasar las noches, junto a otros sin hogar, en busca de protección ante la caída en el termómetro los días pasados. El líder laborista, Jeremy Corbyn colocó un ramo de flores y dejó una carta de condolencias en el lugar donde fue encontrado el cuerpo de Gourgel. "Esto nunca debería haber sucedido", escribió el líder del partido de los trabajadores.


Por su parte, el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, señaló que las circunstancias que rodearon la muerte del nacional portugués fueron "inhumanas" y expresó su solidaridad con todas las personas sin hogar. El consulado luso intenta contactar a los familiares para informarles sobre lo sucedido.


El hombre frecuentaba la organización benéfica londinense, The Homeless Connection. Voceros de esta ONG describieron al fallecido como una persona con "circunstancias complejas", pero sin embargo, destacaron que había solicitado trabajar como mesero. Por su parte, las autoridades portuguesas indicaron que Gourgel era de origen angoleño y había sido deportado en 2014 y 2016 del Reino Unido. La prensa local portuguesa también divulgó que la deportación había sido luego de cumplir una pena en el Reino Unido por abuso sexual a menores.



Cifras alarmantes


Este es el cuarto fallecido en lo que va del 2018 entre quienes duermen en la calle. Pese a las promesas del actual Gobierno británico, los planes de reducir el número de personas viviendo y durmiendo en la calle no han sido cumplidos. La meta establecida por los conservadores había sido reducir a la mitad estas cifras para el 2022 y erradicar estos casos en el 2017. Sin embargo, el déficit habitacional aumentó en un 169 por ciento desde 2010 y, de acuerdo con los datos presentados por la Oficina Nacional de Estadística, en una sola noche en el 2017 fueron contabilizadas 4.751 personas durmiendo en la calle, lo que constituye un 15 por ciento más que en el 2016. Solamente en el área de Westminster, fueron encontradas 217 durmiendo a la intemperie. En total, la cantidad aumentó a 1.137 en Londres y a 3.614 en el resto del país.


A estas cifras se suman otras menos alentadoras producto de la falta de viviendas. Según datos oficiales, para el año pasado se conoció que el número de niños en Inglaterra atrapados en albergues y otros alojamientos temporales ha aumentado a más de 120,000.